Confesiones de una cordobesa sin tonada

Acabo de entregar mi último pedacito de alma en el trabajo de tipografía. Y cuando se sueltan los nervios, y va llegando el cansancio, vienen también todos los sentimientos a los que no le di tiempo por tanto trabajar.
Si mi libro no hubiese estado encarado como algo infantil, estaría llenísimo de crisis y angustias. Extrañar la familia, querer hacer todo rápido e irme a la mierda. Sentirme molesta porque mi calendario contaba los días para viajar y alejarme de acá. Volver a casa...
No encontrar un lugar propio, en Buenos Aires, le debe pasar a mucha gente. Pero no encontrar mi lugar en la facu, o peor, no encontrar mi lugarcito feliz en el diseño, es bastante frustrante. Como encontrarse frente a una hoja en blanco, y mirarla, esperando que sola comience a dibujarse.
Ese es el puntito blanco, en el medio de la nada. Así me sentía sin saberlo, o siendo consciente pero tratando de taparlo con mucho laburo y poco tiempo libre para las ideas.
Gente, me di cuenta ahora, descansando, despreocupada de las pocas obligaciones que me quedan a partir de ahora y hasta que empiecen las clases de nuevo, que encontré mi lugar.
Que la cordobesa que se vino como loca, amando el diseño pero sin saber disfrutarlo, amando la aventura pero sin querer vivir demasiado fuerte, encontró su lugarcito en el taller 211. Un loquero, lleno de monstruos ilustradores, escritores, gente con grandes ideas y explotando su potencial, personas con un corazón enorme y una sonrisa inolvidable. Un lugar donde no me da vergüenza mostrar todas mis locuras, y mis trabajos feos (como las postales!) ni mi cara de no haber dormido por muchísimas horas.

Que si aprendí a "diseñar"? ni idea.

Aprendí a vivir, a disfrutar lo que hago, lo que quiero hacer toda mi vida. Aprendí que la salud es más importante que terminar rápido la carrera, que disfrutar cada cosa que haga es gratificante. Puedo aprender de los demás, crecer con todos ustedes, ir a clase (a pesar de haberme caído a la mañana o de peinar el colchón, a pesar del cansancio y de los problemas) siempre con una sonrisa, pensando en que ya no me siento tan lejos de casa.
Que no se corte, es muy difícil teniendo la vida que llevamos, cursando tanto y con tantos trabajos para hacer. Pero quiero que sepan que dejaron una huella muy grande en mi vida, y que quiero dedicarles todo el tiempo que me sea humanamente posible, para ayudarlos, escucharlos, contar boludeces, juntarnos para preparar una entrega, hacer terapia de grupo, tomar mates, plantar un libro o escribir un árbol. Hasta quizás aburrirlos con un escrito sentimentalmente largo.

Esto es la alegría de un hogar que siento que construimos entre todos.
Esta es una cordobesa, que se sintió un puntito pelotudo, y que ahora se está animando a brillar.


Gracias, por llenarme el alma, por tenerme paciencia y por este año maravilloso.
Loooos quieeeero, con tonadita y todo :)


9 comentarios:

  1. cordobesa linda... todos somos un puntito.
    el día que pensamos que somos más que un puntito, estamos fritos. lo increíble es todo lo que un puntito puede hacer en la rayita que es su vida!
    gracias a vos por ser un puntito tan dulcecito y laburador.

    ResponderEliminar
  2. Genia total, gracias por lo que escribiste y te animaste a mostrar. Sos una masa.
    Loco que un punto sugiere existencia, el principio.

    ResponderEliminar
  3. jime, me pusiste la piel de gallina como 4 veces. cuando contaste tu libro también... me sentí muy identificada con vos.
    las sonrisas que recibiste seguramente fueron respuestas a TUS sonrisas.
    gracias por mostrarte tal cual sos, es muy lindo encontrarse con gente como vos que se nota que quiere ayudar y hacer sentir bien a los demas :)

    ResponderEliminar
  4. Jimeeee te quiero abrazaaar! ajaja te mando un abrazo enooorrme virtual! jaja . Sos una persona hermosa y me pone re contenta que ya no te sientas tan así como decías que te sentías.. que valores lo que haces.. todo el esfuerzo que haces! Sos un puntito divino Jimee, lleno de amor ♥

    ResponderEliminar
  5. osea que todo este año y no sabés si podés diseñar?
    todo el resto está al pedo, acá venimos a estudiar, no a joder


    no, mentira
    yo siempre me pregunté de donde sacabas tantas fuerzas para trabajar sin parar, ir a clase y encima tratar de estar al día con los laburos
    sos una genia

    ResponderEliminar
  6. Jime gracias por lo que escribis, la verdad que tengo ganas de llorar te soy sincero. y cuando charlamos por primera vez valore muchas cosas y admire tu fuerza, gracias por tu energia genia!
    wooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  7. ayyy los quiero abrazar a todos! son unos grosos, me hacen sentir muy feliz :)

    ResponderEliminar
  8. che, esto es un caso serio de amor!
    :)

    ResponderEliminar